domingo, 27 de enero de 2013

jueves, 27 de enero de 2011

Misiòn Imagen TV


 Foto Credito:   Ondas Tv de Libertad Canal 45 UHF 
Televisora Comunitaria de Barlovento (MAC-BRION)
Grupo de Camaradas quienes clanestinamente invade a Venezuela por Machurucuto, junto a los hermanos guerrilleros comunistas cubanos del Ejercito Revolucionario dirigido por el camarada comandante Fidel Castro, para derrocar al gobierno del traidor  del presidente Romulo Bethancourt.
Impacto CNA. Editado Por Ricardo Guanipa / recopilado por MAC-BARLOVENTO VIVE,Radio Tumuza Libre 91.5 FM.p/Antonio Prieto (Prohibido olvidar Nuestra Vida fuè la insurreciòn Popular).-El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Fernando  Soto Rojas Nació en Altagracia de Orituco, estado Guárico, en 1933.  Foto de izquierda a derecha: Los guerrilleros,  Bachiller Olivo, Bejuma, Batancourt, Negro POM y Soto Rojas
Preside el Centro de Estudiantes del Liceo Ramón Buenahora en Altagracia de Orituco y como consecuencia de una huelga estudiantil justa es expulsado de dicho liceo en 1953.
Busca continuar sus estudios e ingresa al Liceo Fermín Toro en Caracas en donde cursa 4 y 5 año. Una vez culminada la secundaria decide estudiar Economía y Derecho en la Universidad Central de Venezuela en el año 1955 – 1956.
Durante los doce años de gobierno de Hugo Chavez, Soto Rojas ha revivido sus viejos lazos de amistad con sus camaradas de la Guerrilla Colombiana de las FARC, señaladas por Washington y las Naciones Unidas de ser ser una organización terrorista y narcotraficante, aun asi, Soto Rojas nunca ha ocultado su admiración por los irregulares colombianos ya que fue uno de los promotores para la construcción de un monumento en pleno centro de Caracas al fundador de las FARC alias Manuel Marulanda, mejor conocido como Tiro Fijo.
Se incorpora en la década del 60 a la lucha armada urbana en el destacamento Rudas Mezones y luego en la lucha armada rural como combatiente en el Frente Guerrillero Ezequiel Zamora, frente a quien luego comandó en las montañas del Bachiller de la Cordillera Central de Venezuela.
Con el fervor que despertó la Revolución Cubana marcha a la mayor de las Antillas y se suma a la lucha como combatiente en las montañas de Cuba en la defensa y profundización de dicho proceso, ostenta la condición de militante del Partido Comunista de Cuba.
Invade a Venezuela por Machurucuto, junto con guerrilleros comunistas cubanos de Fidel Castro, para tratar de derrocar al presidente Romulo Betancourt.

En la década de los 70 entra la clandestinidad, junto a otros revolucionarios de la época, funda en tierras andinas, específicamente en Mérida, la Organización de Revolucionarios (OR) instancia de articulación y militancia revolucionaria de significativa trayectoria en Venezuela, así como en otras latitudes. Es un guerrillero más.
Se marcha en el año 1977 hacia el Medio Oriente para sumarse a la Resistencia Palestina como combatiente, ostenta la condición de militante de la Causa Palestina.
Es ex-combatiente de guerra en el Medio Oriente en los años 77 y 78 en el ejército de la resistencia Palestina, la misma organización que acogió en sus filas y entrenó Illich Ramirez alias Chacal.
Primera Etapa:Durante el año de 1962, la primera experiencia de guerrillera en “El Bachiller” termina con un profundo fracaso, al ser destruida la guerrilla (en embrión), con la captura de sus integrantes por un grupo de campesinos provistos de machetes y escopetas.
A estos les era extraña la presencia de hombres armados en la región. Durante ese período, la base social existente se refería exclusivamente a pocos puntos de apoyo, contando con algunos campesinos de la zona. Estos puntos de apoyo no configuraban realmente una base social, sino más bien la ayuda de algunos miembros del MIR y del PCV en sus departamentos agrarios.
Este embrión estuvo conformado por Sales (a) El Coco Silba, Abdel Mazza (a) El Comisario, Trino Barrios (a) Comandante Sánchez, Víctor Soto Rojas (Sociólogo) (a) Tito, José Ramón Ortega (a) El Águila, Heriberto Cartagena (a) Malpica, Carabaño (Sociólogo) Rolando Pettit Atencio y Olga Esther Añez ( Sociólogo).
Durante el año de 1963 en la zona de Corozal (El Bachiller) en la vía Guapo-Cúpira, sobre la base social que logra organizar el Partido Comunista bajo la dirección de Trino Barrios, el MIR organiza una Escuela Guerrillera que llega a contar con 40 efectivos y 20 campesinos colaboradores. Nace allí la segunda etapa y culmina en Julio de 1964 con la muerte de la mayor parte de sus miembros.
Comienza en Agosto de 1964 con la estructuración de un nuevo Estado Mayor Guerrillero dirigido por el (a) Comandante Bejuma, del cual son pilares los Comandantes Ulises Ramírez y (a) Manuel. Esta etapa es básica, durante ese período finalizó la concepción de la escuela guerrillera y se dio paso a la concepción del frente guerrillero. Esta etapa culmina con la división del Distrito 12 al negarse a aceptar la lucha rural como forma central de una estrategia de poder.
La repercusión de esto produce en las montañas de El Bachiller, la exclusión de Américo Martín, y la salida hacia Cuba de los comandantes (a) Bejuma, Fernando Soto Rojas (a) Ramírez, (a) Olga y otros y finalmente la estructuración de una nueva Comandancia Guerrillera.
Las Fuerzas Guerrilleras del MIR se reagrupan en El Bachiller bajo el mando de Américo Martín y Félix Leonet Canales. Se introducen comunicaciones radiales y puede considerarse como la época floreciente de los grupos bandoleros. Esta etapa culmina con la caída de Américo Martín (a) Comandante Juan Conde y Félix Leonet Canales (a) Comandante Manuel, apresados en La Guaira en Abril de 1967, después que éstos habían bajado a la ciudad de Caracas para hacer algunos contactos y haber seguido al vecino país de Colombia, donde Jorge Irruniaga les había conseguido pasaportes diplomáticos.
El CUBANO Antonio Briones Montoto en la invasión a Machurucuto.
En la etapa insurreccional, siendo estudiante, Antonio Briones Montoto participó activamente en Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio.
Entrenado en México en la lucha guerrillera y en los preparativos para regresar a Cuba, lo sorprende el triunfo de la Revolución cubana cuando estaba en Estados Unidos.
Regresa a Cuba y ocupa responsabilidades en los Ministerios de Hacienda y Agricultura, así como en el ICAIC.
El primero de mayo de 1967 partió a cumplir una misión internacionalista en Venezuela. Su misión era asegurar el desembarco de revolucionarios y regresar. Cumplida la primera parte del plan es sorprendido y cae muerto.
Prensa Alternativa / Barlovento VIVE ¿Quienes no conocen la historia como nos imponen lineas ADECO y COPEYANA para legislar a (FGEZ) en Nuestros Pueblos de Bartlovento?  Honor a el Camarada Caido Antonio Briones. (La Voz Revolucionaria Vaguardia Comunista de Briòn Libre 105.1 FM,  nacio en pleno golpe de estado el 11 de abril del 2002, como una radio militante en defenza de la luchas populares revolucionarias en Barlovento)

Misiòn Imagen TV


Víctor Soto Rojas

 La Madre de Victor soto rojas recoriò todo el pais en la busqueda de nuestro camarada hermano del movimiento revolucionario en la busqueda de este camrada .La señora Rosa Rojas de Soto dejó de pagar avisos de prensa todos los días solicitando a su hijo desaparecido, Víctor Soto Rojas, hermano del actual presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, cuando un militar le confesó cómo lo había asesinado, lanzándolo de un helicóptero.
Este episodio fue recordado el pasado miércoles por el diputado bolivariano Earle Herrera al parlamentario de Un Nuevo Tiempo, Alfonso Marquina, cuando éste increpó a la directiva de la Asamblea.

En 2003, la señora Rosa, cinco años antes de fallecer, narró el vía crucis por la desaparición de su hijo en una entrevista realizada por el autor para mostrar un ejemplo de la historia de torturas, asesinatos y desapariciones ocurridas durante el gobierno del entonces militante de Acción Democrática, Raúl Leoni. Así fue la entrevista.

“No lo busque más, yo lo lancé de un helicóptero”, es el testimonio de doña Rosa Rojas de Soto sobre la desaparición de su hijo Víctor Ramón Soto Rojas.

Es uno de los relatos de las operaciones de terrorismo aplicadas por los gobiernos de Acción Democrática y Copei,
urdidos en violaciones flagrantes a los derechos humanos, infligiendo castigos, torturas físicas y psicológicas, asesinatos y desapariciones a prisioneros o detenidos vinculados a las luchas sociales durante los años 60, 70 y 80. Este testimonio es uno de los tantos capítulos que debe ser recordado y refrendado en la memoria de la historia contemporánea de Venezuela.

“Mi hijo Víctor Ramón se me graduó y se desapareció, hasta que encontré un señor militar que me dijo: ‘Mire señora, yo todos los días abro el periódico y la veo a usted buscando a su hijo’. Agregó: ‘No lo busque, yo lo boté’. Me mandó el gobierno de Raúl Leoni a botarlo en un helicóptero y no sé dónde cayó’. Yo no me acuerdo del nombre de ese señor, era militar pero un militar bueno”.

“Ese militar fue muy bueno, porque me dijo que no lo buscara más,
pero no me acuerdo de su nombre, mi esposo se puso bravo porque ese militar me pidió un abrazo y yo se lo di, mi esposo me dijo tú has debido meterle un tiro a ese carajo y no darle un abrazo. ¡No!, si me sacó de dudas porque yo vivía buscando a mi hijo por donde quiera”.

Fue entre el 29 de julio y los primeros días de agosto de 1964 cuando detuvieron a Víctor Ramón Soto Rojas en una alcabala de la Guardia Nacional a la entrada de Altagracia de Orituco. Lo llevaron a la prefectura y de allí lo trasladaron a San Juan de los Morros. Lo torturaron en la Digepol, Guárico, y luego lo transportaron al Regional N° 5 de la GN en El Paraíso, Caracas.

Después lo buscó una Comisión de la Digepol y lo llevaron al campamento antiguerrillero de Cúpira y de allí desaparece.

“Yo le pregunté a ese militar cómo se portó mi hijo; si se había puesto bravo, qué había hecho. Me dijo, a ése le dieron palo y él no se daba ni cuenta y de allí lo metieron en el helicóptero y lo lanzamos en la montaña”.


Para cuando Víctor Ramón Soto Rojas fue trasladado en helicóptero desde Cúpira hacia la montaña de El Bachiller, era muy probable que hubiese perdido el conocimiento por efecto de las torturas a las que había sido sometido. Luego de investigaciones realizadas por familiares y defensores de los derechos humanos, presumen que fue colgado vivo desde el helicóptero y lanzado al vacío, pendiendo de un mecate para que se estrellara contra los árboles de las montañas de la Serranía Maestra del Interior en los límites de los estados Guárico y Miranda.

“Mi hijo se había graduado de sociólogo en la Universidad Central de Venezuela, tenía 30 años más o menos y yo le celebré ese grado bien bueno, se lo celebré allá en Altagracia con todos sus compañeros de estudio, con fiesta, comida, fue muy alegre”, rememoró doña Rosa.

Víctor Ramón Soto Rojas era miembro del Buró Universitario del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, había luchado militantemente en la resistencia contra Pérez Jiménez como integrante de la juventud de Acción Democrática, y formó parte de la juventud del MIR al dividirse AD en 1961.
El mes de junio de 1964 se incorporó al Frente Guerrillero Ezequiel Zamora, desde entonces se inició un cerco contra el frente. Hubo operaciones militares y una maniobra equivocada de la Comandancia después de librar varios combates de carácter defensivo desvió las operaciones a la zona de los llanos y es cuando la Guardia Nacional detiene a Víctor Soto Rojas.

“Yo supe que lo agarraron en Altagracia y lo busqué y lo busqué y no lo encontré. Mis hijas lo buscaron y tampoco lo encontraron”.

“Después de que ese militar me dijo que mi hijo fue botado en la montaña, yo no lo seguí buscando, ni tampoco seguí sacando los avisos que todos los días publicaba en el periódico (Últimas Noticias) pagadas por mí para saber de mi hijo. Lo había matado el Gobierno de Raúl Leoni y Acción Democrática. Después de todos estos años sólo me queda el recuerdo, hoy para mí lo militar es nada (…) Yo vine a votar ahora por Chávez, porque antes no creía en gobierno”.

“Mis deseos, vivir más no, hasta cuándo, todo cambia y se aleja con los giros de la situación. Amigos no hay, amistad verdadera es ilusión. A mí me encanta la poesía; Salmerón es mi poeta favorito. A todos que les vaya bien y que sigan con Chávez. ¿Qué se va ha hacer? Él es bueno”.

TOMADO DEL BLOCK TITULADO “TESTIMONIOS DESDE LA TORTURA”
Doña Rosa una “madre ilustre”

Doña Rosa Rojas de Soto murió el 21 de marzo de 2008, a los 102 años de edad. Para cuando se le realizó esta entrevista había cargado por más de 40 años el recuerdo de la “desaparición”.

Su resignación, no obstante, no es motivo para dejar de sostener una actitud de reclamo y resistencia a un hecho tan oprobioso como la tortura y la violación del derecho a la vida, cuya responsabilidad llevan a cuesta los dirigentes políticos y militares de la IV República.

El 23 de octubre de 1905 nació en el caserío Paural de Orituco, en los terrenos del musiú Vicente Gargano, una niña que fue llamada Rosa Servanda, hija de Eugenia Rojas y del abogado Luis Amestói, para ese entonces diputado legislativo a la Asamblea por el estado Miranda durante el gobierno de Cipriano Castro. A partir de ese momento comenzó su trajinar por la vida. Procreó ocho hijos: Ismenia Soto de Machado, Víctor Ramón Soto Rojas (+), Fernando Soto Rojas, Zoila Soto Rojas, Mirna Soto de Hernández, Pura Soto Rojas, Víctor Manuel Soto Rojas.

Desde muy joven le atrajo la política y tuvo una notable influencia del general revolucionario Emilio Arévalo Cedeño, fuerte oponente al gobierno del dictador Juan Vicente Gómez.

Doña Rosa fue reconocida como “Madre Ilustre” por la Asamblea Nacional en 2005 por su dedicada trayectoria en la lucha revolucionaria.

Misiòn Imagen TV

    Andrés Bello
(Caracas, 1781 - Santiago de Chile, 1865) Filólogo, escritor, jurista y pedagogo venezolano. Interesado desde muy joven por la lectura de los clásicos y educado en la filosofía enciclopedista, Andrés Bello completó su formación con estudios de literatura, filología y derecho, que sin embargo no pudo terminar por falta de recursos; fue esencialmente un autodidacta de altísima capacidad intelectual.
Bello es la figura más representativa del avance cultural chileno e hispanoamericano de la primera mitad del siglo XIX. Admiró y siguió la poética libertaria de Victor Hugo y Lord Byron. Fue un decidido defensor de la pureza y propiedad del idioma castellano y, aún así, acogió los giros populares en la medida en que éstos no chocaran con los términos castizos en uso. Se dedicó un tiempo a la enseñanza privada, y tuvo como discípulo a Simón Bolívar. Le dio tiempo también a practicar la creación poética, en la que mostró una fuerte influencia neoclásica.
A raíz del comienzo del proceso independentista en 1810 (Independencia de la América Española), Andrés Bello se trasladó a Londres en calidad de secretario de los delegados de la Junta de Gobierno venezolana, Simón Bolívar y Luis López Méndez, gestores del apoyo o la neutralidad del gobierno inglés frente a la Revolución. Contrae allí matrimonio con María Ana Boyland quien murió prematuramente dejándole dos hijos, Carlos y Francisco.
Los reveses del movimiento emancipador y su nueva responsabilidad familiar lo colocaron en una difícil situación económica que pudo subsanar en parte gracias a la enseñanza del latín y francés, idiomas que había estudiado con dedicación. Volvió a casarse con Isabel Antonia Dunn, de quien tuvo numerosa descendencia.
En 1822 comenzó a trabajar en la Legación de Chile y luego en la de Colombia. A pesar de sus infortunios económicos, su actividad intelectual fue intensa en esos años: se relacionó con escritores y pensadores, estudió griego, colaboró en periodismo y revisó documentos de distinto tipo.
En 1823, junto al colombiano García del Río, publicó la revista Biblioteca Americana o Miscelánea de Literatura, Artes y Ciencias y, en 1825 la revista Repertorio Americano, ambas para difundir los sucesos y la cultura de Hispanoamérica. Allí aparecieron sus artículos y poemas bajo el título genérico de Silvas Americanas, Alocución a la Poesía -fragmentos de un poema sobre América- y la famosa oda Agricultura de la Zona Tórrida. La situación de su país estaba lejos de mejorar y Bello no podía regresar, así que ofreció sus servicios a Chile y aceptó la petición del embajador Mariano Egaña -hijo de Juan Egaña- hecha a nombre del presidente Pinto, de ocupar el cargo de Oficial mayor del Ministerio de Relaciones Exteriores, después de permanecer dieciocho años en Inglaterra.
En 1829, a los 47 años de edad, se estableció en Chile. Desde su nueva posición, Bello inició una fecunda labor intelectual, cultural y política que dejaría profundas huellas en el país. Fue rector de la Universidad de Chile a partir de 1843, cargo para el que fue reelegido tres veces consecutivas. Fue también senador en 1837 y 1855 al tiempo que se constituía en redactor fundamental del Código Civil chileno, basado en el napoleónico. Publicó, también, varias obras de jurisprudencia y derecho internacional.
Andrés Bello fue también director y redactor de El Araucano, periódico ministerial fundado por Diego Portales en 1830, en el cual publicó numerosos artículos de educación, filosofía y teatro. En 1842 polemizó con el rioplatense Domingo Faustino Sarmiento sobre cuestiones de lengua, estética y política. Se ocupó del lenguaje a través de numerosos estudios. Sobresale su Gramática de la Lengua Castellana (1847), que le valió ser designado miembro correspondiente de la Academia Española de la Lengua, y su Ortología y métrica, los dos trabajos más originales que se han realizado en nuestro idioma sobre esta materia. Escribió también un comentario a El Criterio de Balmes, y un estudio sobre El Cantar de Mío Cid.
En 1843 comienza a publicar en la revista El Crepúsculo su obra Filosofía del entendimiento, que sólo aparecería publicada completa después de su muerte, en 1881. Pensada como libro de texto, pero elaborada de forma innovadora, tiene como objeto de investigación un campo mucho más amplio que el mero entendimiento humano, puesto que en él incluye hasta la metafísica.
Bello dedicó también tiempo a la literatura a manera de estudios, traducciones y creaciones en los que imitaba a los clásicos y a los románticos, demostrando un amplio dominio de ambas expresiones artísticas. Muy conocida se hizo su imitación de un poema de Victor Hugo titulado La oración por todos. Entre sus creaciones destacan además una Oda al 18 de septiembre, la elegía El incendio de la Compañía y el poema El proscrito, que quedó inconcluso.
También dio un fuerte impulso al teatro chileno con sus comentarios críticos a las representaciones y sus sugerencias a los actores en El Araucano. En este sentido, comparte con José Joaquín de Mora el mérito de ser el creador de la crítica teatral. Tradujo Teresa de Alejandro Dumas e inculcó en sus discípulos el gusto por la adaptación de obras extranjeras. Su conocimiento del teatro griego y el latino, el análisis de las obras de Plauto y Terencio, la lectura de Lope y Calderón, le dieron la solidez suficiente para opinar sobre el asunto. Sus mejores logros literarios los alcanzaría en la traducción y la paráfrasis, desde el inglés y el francés, de poemas y dramas fundamentalmente. Quedó incompleta su traducción del Orlando Enamorado de Boyardo.
Otro aspecto muy importante de sus actividades fue su función docente y el interés que sintió por la pedagogía. Estaba convencido de que la instrucción y el cultivo espiritual son la base del bienestar del individuo y del progreso de la sociedad, razón por la cual siempre fomentó el estudio de las letras y de las ciencias. Bello propuso la apertura de Escuelas Normales de Preceptores y la creación de Cursos Dominicales para los trabajadores. Muchas de sus ideas educativas están en el Discurso Inaugural con que se iniciaba la actividad de cinco nuevas Facultades en la Universidad de Chile en 1843.
La influencia del pensamiento de Andrés Bello no se redujo a su época, sino que sería trascendental en la vida política y cultural de Chile y de toda América mucho tiempo después de su muerte.

Misiòn Imagen TV

Natalicio de Luis Beltrán Prieto Figueroa


Nació en La Asunción (Nueva Esparta) el 14 de marzo de 1902. Hijo de Loreto Prieto Higuerey y Josefa Figueroa. Prieto Figueroa realizó los estudios primarios en la Escuela Federal Francisco Esteban Gómez de su ciudad natal (1918) e inició estudios de secundaria en el Colegio Federal hasta 1925 cuando se trasladó a Caracas donde concluyó sus estudios de secundaria en el liceo Caracas (1927). Prieto Figueroa egresa de la Universidad Central de Venezuela en 1934 con el título de doctor en ciencias políticas y sociales.
Desde muy joven se dedicó a la docencia. Fue fundador y primer presidente de la Federación Venezolana de Maestros en el año 1936. Entró de lleno en la política a ser uno de los confundadores del partido de Acción Democrática en el año 1941, formó parte de la Junta Revolucionaria de Gobierno que surgió al ser derrocado el presidente Isaías Medina Angarita el 18 de octubre de 1945. En 1948 fue elegido por el presidente Rómulo Gallegos, ministro de educación.
A raíz del golpe de estado del 24 de noviembre de 1948, Prieto Figueroa fue al exilio. Con el restablecimiento de la democracia el 23 de enero de 1958, regresa a Venezuela y se dedicó a la labor educativa en el exterior como jefe de misión al servicio de la Unesco, primero en Costa Rica (1951-1955) y luego en Honduras (1955-1958). También fue profesor de la Universidad de La Habana (1950-1951). En 1959 fundó el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE). Convertido por el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías en el INCES, al agregar la palabra Socialista a su nombre.
Presidió el Congreso Nacional desde 1962 hasta 1966. Separado de su partido, fundó el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) conformado por disidentes del ala izquierdista de AD, entre ellos Jesús Ángel Paz Galárraga, se presentó a candidato a la presidencia de la república en los comicios efectuados en los años 1968 y 1978, obteniendo el 19,34% (cuarto lugar, pero argumentó fraude electoral) y el 1,12% (quinto lugar) de votos respectivamente.
En el aspecto periodístico escribió varios libros educativos. Murió en Caracas el 22 de abril de 1993.

Obra

Luis Beltrán Pietro Figueroa dejó un inmenso legado, a lo largo de toda su vida, fue autor de más de ochenta libros, publicó variedad de artículos y dejó detrás de .sí una estela inmensa de instituciones en cuyas fundaciones participó, entre las cuales se cuenta el propio INCE o los partidos políticos AD y MEP, todas estás, que continúan marcando la vida del país de Venezuela en el presente

Misiòn Imagen TV

 Antonio José de Sucre
(Cumaná, actual Venezuela, 1795 - Sierra de Berruecos, Colombia, 1830) Militar y político venezolano. Miembro de una familia patricia venezolana de larga tradición militar al servicio de la Corona española, su padre, el teniente coronel Vicente Sucre y Urbaneja, se adhirió a pesar de ello a la causa emancipadora desde sus inicios.
Educado por su tío José Manuel, a los quince años se alistó en el ejército patriota como alférez de ingenieros y participó en la campaña de Miranda (1812) contra los realistas, durante la cual ascendió a teniente. Tras el fracaso de este primer intento emancipador, se refugió en la isla de Trinidad, donde entabló contacto con Mariño, a quien siguió en 1813 en la expedición de reconquista de Venezuela, en la que tomó Cumaná e intervino en la organización del ejército de Oriente. Su arrojo y sus dotes para la guerra determinaron su ascenso a teniente coronel, y como tal tomó parte en la ofensiva sobre Caracas. Sin embargo, vencido su ejército en Aragua y Urica, debió huir para no ser apresado por los realistas. Integrado de nuevo en la lucha, en la segunda mitad de 1815 participó activamente en la defensa de Cartagena de Indias, desde donde pasó a combatir en la Guayana y el bajo Orinoco.
Con el grado de general de brigada, marchó en 1818 a Angostura, donde Simón Bolívar había instalado su cuartel general y organizaba la República. Allí se convirtió en uno de sus mejores lugartenientes y se ganó la amistad y el respeto del Libertador, quien destacó siempre sus dotes militares y su elevado sentido de la moralidad.
Enviado a las Antillas con la misión de obtener armas para el ejército, ingresó a su regreso en el estado mayor de Mariño, quien combatía en el Oriente venezolano; más tarde pasó al estado mayor de Bolívar y fue designado integrante de la comisión que firmó el armisticio y la regulación de la guerra de Santa Ana de Trujillo (1820) con el general realista Pablo Morillo, por el que se pretendía evitar al máximo los efectos de la guerra sobre la población civil.
Al año siguiente, marchó al frente de un ejército en apoyo de la sublevación de Guayaquil, puerto al cual también arribaron tropas del general San Martín. Comenzó entonces la campaña de liberación de Ecuador, que tuvo su culminación en Pichincha, batalla librada en 1822.
Con esta victoria de Sucre se consolidó la independencia de la Gran Colombia, se consumó la de Ecuador y quedó el camino expedito para la liberación de Perú, tras la renuncia de San Martín. Sucre entró en Lima en 1823, precediendo a Bolívar, quien tomó todos los poderes en el país. Participó con él en la batalla de Junín y, el 9 de diciembre de 1824, venció al virrey La Serna en Ayacucho, acción que significó el fin del dominio español en el continente sudamericano.
El Parlamento peruano lo nombró gran mariscal y general en jefe de los ejércitos. Al frente de éstos marchó al Alto Perú, donde proclamó la República de Bolivia en homenaje al Libertador, a quien encargó la redacción de su Constitución. La Asamblea local lo nombró presidente vitalicio, pero dimitió en 1828 a raíz de los motines y la presión de los peruanos opuestos a la independencia boliviana.
Se retiró entonces a Ecuador acompañado de su hija y de su esposa, la marquesa de Solanda. Poco después, acudió en ayuda de Colombia, invadida por el peruano José de la Mar, a quien derrotó en Portete de Tarqui. Tras la firma del tratado de Piura, marchó a Bogotá como delegado de Ecuador ante el Congreso allí reunido, en un momento en que la Gran Colombia se encontraba ya en proceso de desintegración. Formó parte de la comisión encargada de negociar con el general Páez, alzado en armas por la independencia de Venezuela. Poco después, también Ecuador la declaró, y hacia allí se dirigía para evitarla, cuando en la sierra de Berruecos cayó víctima de una emboscada, al parecer ordenada por José María Obando, jefe militar de la provincia de Pasto.

Misiòn Imagen TV

Simón Rodríguez
Pedagogo y escritor venezolano, nacido en Caracas en 1771 y fallecido en Amotape, Perú, en 1854. Maestro de Simón Bolívar, sus inquietudes e ideas reformadoras influyeron poderosamente en la formación de El Libertador, según él mismo reconoció.
Simón Rodríguez se llamaba realmente Simón Carreño Rodríguez, pero prescindió del primer apellido a raíz de una desavenencia con su hermano Cayetano, músico de profesión. Por sus actividades conspiradoras, tuvo que emigrar en 1794 y cambió su nombre (Samuel Róbinson). La teatralidad de su existencia contrasta con su sentido estricto de la honestidad y la trascendencia renovadora de sus ideas pedagógicas y sociales.
Tuvo a su cuidado la educación del niño Simón Bolívar hasta los catorce años, y en 1804, cuando el maestro se encontraba en Viena, se le presentó el discípulo, que lo acompañó por Europa. Se dice que desde el Monte Sacro, en Roma, Simón Rodríguez hizo jurar a su discípulo que dedicaría su vida a luchar por la independencia de su patria. Sea ello cierto o no, forma parte de la teatralidad ritual que tanto influyó en el alma de Bolívar.
Después del triunfo de El Libertador, Simón Rodríguez fue director e inspector general de Instrucción Pública y Beneficencia, y organizó escuelas, pero su inquietud y su carácter no lo dejaron nunca asentar, mal que se agravó tras la muerte de Bolívar, cuando el maestro fue rodando hasta su avanzada ancianidad por Chile, Ecuador, Colombia y Perú, donde murió.
Pedagogo influido por Rousseau y Saint-Simon, Sinón Rodríguez fue un reformador intuitivo. Dejó un legado de trabajos sueltos, de menor importancia que su personalidad, entre los que merecen citarse El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de armas, defendidos por un amigo de la causa social; El suelo y sus habitantes; Extracto sucinto sobre la educación republicana; Consejos de amigo dados al Colegio de Latacunga y Crítica de las providencias del gobierno.